Poética

Um poema de Viviana Bacigalupo

Tocá mi corazón,
suave
lentamente.
Con tu mano
recorré
lo cóncavo y convexo
de mis sueños.
Con tus dedos
rozá
cada cicatriz
cada golpe.
Envolvé mi corazón
con tus manos,
como un nido.
como una tibia armadura.
Que se derrita la escarcha,
que, de su carne,
caigan las espinas.
Acariciá mi corazón
y que tus manos digan
lo que no pueden tus palabras.

***

Ahora mi corazón es un ataúd
donde guardo
sueños muertos,
cicatrices
y desamores.
Vienen las sombras
en el viento frío.
Vienen las sombras.
Guardo mi corazón,
hecho sepulcro,
en el bolsillo
de un abrigo olvidado.
El viento trae
espanto y dolor
(mi corazón se acurruca
en el bolsillo)
Feroz, la noche sopla…
Yo, espero que amanezca

_________________________
Viviana Bacigalupo,, escreve em Puerto Iguazú, Misiones, Argentina.